x


Era su amante, una jovencita ecuatoriana muy hermosa que había conocido en uno de sus viajes. Por ella había dejado todo, su casa, su esposa y su vida. Le había calentado la cabeza a tal punto de que moría por esta bella mujer y quién sería capaz de juzgarlo si es tan zorra y coge tan rico que cualquiera perdería la cabeza por ella verdad?

Dejar un comentario

Tu correo electronico no sera publicado. Campos obligatorios *

*