x


La dueña del salón de belleza a donde asistía su esposa a cortarse el cabello, era una mujer viuda que cada vez que él acompañaba a su esposa, le clavaba unas miradas pícaras. Hoy se animó a ir solo y cuando llegó, ella cerró todo y se arrodilló para mamársela sin decir ni una sola palabra.

Dejar un comentario