x


Era la nueva empleada de la casa y había llegado de provincia a la capital. Su cuerpo exuberante y su voluptuoso culo volvía loco al hijo del patrón quien se metía en su cuarto para levantarle la falda y cogérsela. A elle le gustaba tanto la pinga que se dejaba hacer hasta el anal.

Dejar un comentario

Tu correo electronico no sera publicado. Campos obligatorios *

*