x

Es imposible para un turista que va a Brasil en el carnaval de Rio de Janeiro, no irse sin coger, a menos que vaya con la esposa o novia y que ésta última no sea swinger o muy liberal. El sexo sin control y loco que se ve en esta fiesta del placer hace que el turista quiera volver cada año. No hay remordimiento alguno y se puede coger en cualquier lugar y a cualquier hora. Miles de mujeres con cuerpos exuberantes y listas a hacer sexo oral, vaginal e incluso anal están a disposición de cualquier hombre con ganas de pasarla bien.

Dejar un comentario

Tu correo electronico no sera publicado. Campos obligatorios *

*