x


Le había regalado una tanga a su vecina y cada vez que se la cogía ella no quería sacársela. Le excitaba mucho saber que la grababa y que se tragaba toda la pinga de su vecino.

Dejar un comentario